(Lado B 01) Cama de Sufrimiento

La cama de sufrimiento es una leyenda de entre muchas otras historias de fantasmas y cuentos populares que, con el tiempo, se han unido en la historia que conocemos hoy en día. Es practicada en pequeños números por aquellos que creen en su supuesto poder, o por quienes sólo buscan algo de emoción en la misma forma que otros juegos malditos como Bloody Mary.

La leyenda dice que La Cama de Sufrimiento fue usada por una pobre alma, hace mucho que partió quien pudo haber llorado día y noche en las sábanas, incapaz de ser consolado mientras se marchitaba en esa cama -nunca yéndose, ni siquiera comiendo, bebiendo, o aliviándose a sí mismo-.

Con el tiempo lo inevitable ocurrió y la trágica figura falleció, todavía llorando -aunque fuese removido de la cama y se le diera sepultura, la cama misma empezó a exhibir propiedades antinaturales tales como el que las sábanas blancas se volviesen a una sombra roja-.

Un sentimiento de continuo pavor rodeó la cama y en consecuencia, si la historia ha de ser creída, la cama fue destruida en un esfuerzo por terminar lo que muchos creyeron era una maldición dejada atrás por un espíritu sin descanso.

Sin embargo, como ocurre con esas historias, se dice que la cama de alguna manera se materializa incluso en estos días, y es dicho que quienes la buscan, encuentran cualquier casa abandonada y buscan por una habitación individual con una puerta roja que aparece cerrada.

Tocar la puerta dos veces la abrirá y, tú, explorador podrás entrar, al hacerlo encontrarás la habitación completamente vacía sin muebles ni ventanas -el único objeto que se podrá observar es una cama individual en el medio del cuarto con sábanas rojas-.

Aquí es donde tienes que elegir entre dejar la habitación y nunca regresar, como muchos hacen, o si te atreves a proceder puedes cerrar la puerta roja tras de ti, hacer tu camino a la cama y acostarte en ella, asegurándote de acostarte en la cima de las sábanas.

Mientras te acuestas en la cama, debes cerrar tus ojos y permanecer quieto como cadáver, sonidos de llanto llenarán la habitación y el sonido de golpeteos vendrá de la puerta roja. Debes mantenerte quieto a pesar de ello y nunca abrir tus ojos, no importa cuán ruidoso el llanto se vuelva o cuán violento el golpeteo se vuelva.

La cama parecerá agitarse, pero de nuevo, no debes abrir los ojos ni moverte, eventualmente el estremecimiento cesará y el cuarto se volverá silencioso, en este punto una voz murmurará desde la oscuridad:

– “Está hecho.”

En ese momento debes abrir tus ojos y dejar la habitación, asegurándote de cerrar la puerta tras de ti y no mirar atrás, debes continuar, salir de la casa y regresar a tu hogar sin mirar atrás o hablar con nadie ni nada en el camino de vuelta.

Es posible que una figura roja aparezca en cualquier punto durante tu viaje a casa, corre y no pares. Si una figura blanca aparece, sin embargo, sigue caminando y bajo ninguna circunstancia empieces a correr.

Una vez llegues a casa, inmediatamente ve a la cama y duerme, cuando despiertes toda sensación de duda y pesar desaparecerá, la historia afirma que la Cama de Sufrimiento arrebata los problemas de uno por hasta siete días siguientes al encuentro, pero de haber roto o fallado cualquier paso, el peso de estos pesares y dudas se incrementaría diez veces cada día hasta que uno pueda completar las tareas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *